lunes, 10 de noviembre de 2014

HIJOS CARDINALES







“HIJOS CARDINALES “
Pieza 4 de proyecto Totem Travel

Esta pieza presenta una serie de partes apiñadas como si de un rompecabezas se tratase, que de cerca tendrán un lenguaje individual pero que vistas a cierta distancia presentan dos perfilados y gigantescos rostros de un hombre y una mujer, dichos personajes estarán ligeramente inclinados el uno hacia el otro, como buscándose, aunque están irremediablemente separados. Es más, fragmentados, divididos.
El rostro masculino estará colocado en la parte izquierda, hecho que tiene un lenguaje subliminal, ya que generalmente la actitud de este es la de experimentar y buscar cambios y hasta revoluciones. La mujer en cambio en el lado derecho refleja para el autor la claridad objetiva que caracteriza a la mujer  para con las decisiones cotidianas de la vida y las de largo alcance, siendo en la mayoría de los casos quien equilibra la convivencia.
Por otro lado cada una de las partes que complementan  dichos rostros tendrá como objetivo evocar la ansiedad y la nostalgia que provoca la migración en quienes la experimentan afectando  las facetas más intrínsecas de ellos como individuos; a saber de hijos, esposos, padres, etc.
Es resaltable que el trozo de puzle que forman las narices de los personajes  son lo más próximo entre sí, pero lo que las forma es  a su vez una figura recogida, desnuda y denotando una actitud existencial que es  uno de los mayores énfasis de que con la migración se puede estar “juntos” pero separados.
Así mismo las partes que forman, tanto la frente del personaje masculino como los cabellos del femenino serán una especie de cartas, en el caso masculino una grande que ocupará toda su frente (sus pensamientos) y será un escrito con pretensiones poéticas que el autor escribe denunciando la problemática de los C.I.E.S. europeos (Centro Internamiento para Emigrantes). En el caso femenino un sinfín de cartas de fondo  negro más pequeñas evocará  sus cabellos y estarán escritas con pintura de diversas tonalidades para evocar así la multitud de vivencias  en el transcurso de su vida como niña, mujer, esposa y madre.
Existirán retazos de maletas y bolsos complementando algunas partes más de los rostros y finalmente los ojos en ambos casos serán una especie de juguetes  que subliman el hecho de que el niño que llevamos por dentro nunca termina de crecer  y algo de él, se filtra a veces en nuestras miradas .

Francisco Velásquez Z.                        Madrid Octubre 2011



















EL BUEN ANHELO (140x100) acrílico sobre lienzo


AVEC NOUS RECIENTES
















TODOS QUIJOTES II (30X75) mixta sobre cartón







TODOS QUIJOTES V y VI (díptico) mixta sobre cartón (25x75 c/pieza)