sábado, 23 de marzo de 2013

9na. colección MISTIFICACIONES, FAUNAS Y SILENCIOS (2.001-2005) 52 obras

"MISTIFICACIONES, FAUNAS Y SILENCIOS" Francisco Velásquez Zambrano es un autor Manabita (provincia de la costa Ecuatoriana) con gran ligazón al mar y a la naturaleza. Presenta, en esta ocasión, un trabajo de visiones llenas de sutiles lenguajes, donde siempre hay algo que descubrir. Abigarrados y elaborados ambientes nos invitan a disfrutar de sus simbolismos en los que siempre predomina la vida. El artista comenta sobre su obra: “Cruento desencanto o felicidad infantil, arremolinados personajes suben y bajan, vuelan rápidos o juegan despreocupados, se juntan de modo imposible o solo miran. En el ajetreo de mis representaciones pretendo emular la fiesta de la vida y, con elementos figurativos (principalmente la flora y la fauna) describir a la humanidad. La humanidad siempre ocupada en metas buenas y no tan buenas; con esperanzas, con vanidades, con bondad, ignorancias y egoísmos. Para mi, es curiosamente cierto, que en animales y plantas reside mucho de lo que cada uno de nosotros es”. Revista PLAZA de Madrid

8va. colección ABISMOS PASADOS, LUCES DEL BIEN (1.999-2.000) 95 obras

FORMAS Y FIGURAS Vienen del mar, salen dentro de un corazón casi en silencio… emergen enigmáticas y comienzan a buscar el cielo, el espacio azulado y gris de recuerdos vivos que laten en mis manos. Las formas y figuras que plasmo no tienen compromiso alguno, impregnan mis lienzos y da igual si nacen de un accidental garabato o de materia que emborronó un agitado sentimiento. Susurran vez tras vez, con extraña firmeza una heredad precolombina, de los “Valdivias” , “Tolitas” o “Manteños –Huancavilcas”; civilizaciones prehistóricas ecuatorianas que lideraron los viajes de ultramar y por ende el intercambio Cultural de una brillante América ancestral. Actualizando reflexiones asimétricas de las sociedades donde habito; propongo mundos paralelos, converso mis miedos, platico sobre mis expectativas, o sencillamente pinto y me olvido, viajo y descubro. Utilizando al dibujo y el color, como canal abierto al subconsciente, maniobro entre la fina línea que divide lo preconcebido de lo espontáneo. Sin olvidar jamás que “donde esta mi tesoro, allí estará mi corazón...Francisco Velásquez.

6ta. colección MANTEÑO D.C.(1.998) 57 obras

SOBRE EL AUTOR El arte siempre encuentra nuevos caminos, cual corriente de agua siempre se filtra y llega donde quiere. Para esto usa las circunstancias de quienes sienten la necesidad de expresarlo, convirtiendo en artistas a quienes juntan su talento al compromiso de decir siempre la verdad. La plástica de Francisco Velásquez tiene estos matices, con transparencia aguda presenta una colección de obras que reflexionan en el colorido trascendental de una América autóctona con formas y línea subliminales que se mueven en la inquieta fauna surrealista de este autor yendo hacia una ruptura del subconsciente, rozando abismos y reflejando encuentros necesarios que se repiten en el tiempo. Es destacable que a pesar de la estética de su obra este artista ecuatoriano tiene una fuerte línea argumental que no es otra cosa que expresar en diferentes soportes y espacios una expiación del ser. Obteniendo as inusitadas imágenes que hablan de las expectativas de una sociedad actual complejamente entretejida y que se nos presenta llena de injusticias y silencios o de bulliciosa vida. Rosa Dalia Cevallos S. (detalle)

4ta. colección MIXTIFICACIONES MANABITAS (1.997) 42 obras

COMENTARIO (detalle) Francisco Velásquez Zambrano con su pintura nos invita a soñar, volando entre vibraciones de alas y cascadas de colores múltiples, bajo un cielo marino, en lluvias de caracolas que se esparcen entre el hoy y el pasado. Es una inspiración eminentemente auténtica, con una personalidad muy definida, rompiendo los esquemas tradicionales. Aprisionando en su rosario creativo, cuentas sublimes de sombra y luz. Gustavo Munizaga Concha.

1era.colección HABITAT ECUATORIAL (1.986 -1989) 114 obras

HÁBITAT ECUATORIAL En esta, su primera etapa (entre 1.986 y 1.989) usaba como fuente expresiva, rudimentarias y destartaladas viviendas, típicas del litoral ecuatoriano, visiones repetidas muchas veces en sus continuos viajes por carretera entre Manta y Guayaquil, puertos en los que el autor pasó los primeros años de su vida. Es interesante el hecho de que estas obras encajan sin pretenderlo en una corriente en pleno apogeo en América latina, como fue el realismo mágico. Mas genéricamente podría decirse que esta etapa correspondería al arte naif, evidenciando sin embargo un estilo propio y una afinidad para el detalle que será una marca identificadora en toda su producción plástica. Teniendo esta etapa, que se inicio cuando todavía era estudiante de bellas Artes una prolija producción ya que se cuentan en mas de un centenar de obras; entre plumillas y tintas de pequeño formato, así como acrílicos y óleos de variadas medidas. Paradójica mente no expone de manera individual sino hasta este año, manteniendo el mismo tipo de fondo con colores tenues y limpios pero cambiando el elemento principal, una serie de personajes sin rostro definido se apiñarán en juegos imposibles o simplemente se posarán en una esquina de la obra en un ejercicio acrobático existencial; la exposición se llamó “los movimientos del hombre” y dio comienzo a su próxima colección. Revista la otra Guayaquil 1990